EL CAMINO DE ESPINAS DE LA CREACIÓN ARTÍSTICA

Este libro pasó por encima de infinitos palos en las ruedas tras nacer como una novela corta.

Una agente literaria que tenía hace años quiso que me presentara a un Premio naútico. Yo no tenía una obra marítima, sin embargo escribí a destajo ajustándome a las bases. El Premio no lo gané. Pero un hombre (parte del jurado) y al que conocí en el acto de entrega de premios, estaba dispuesto a mover la novela y enviarla a la editorial promotora para que la valorara. Pocos días después, no obstante, él falleció y todo quedó en NADA.

Tras muchos vaivenes, dí con un editor de copago (yo nunca he pagado para publicar, por principios; pero accedí a reunirme con él). Me aconsejó que trabajase más en el libro, que tenía potencial suficiente para convertirlo en una novela de mayor calado, con más páginas…, y que valía la pena que la presentase a una editorial tradicional porque estaba seguro de que la encontraría si seguía su consejo.

Fui reescribiendo la novela y actualizándola hasta convertir una obra corta, de poco más de 130 páginas, en un libro de más de 500. Pero lo hice poco a poco, mientras escribía la serie juvenil “Aventureros en Acción” que iba editando Bruño, se vendía en colegios como “libros de lectura trimestral” y suponía que yo me desplazara a I.E.S. de toda España para dar “libros-fórum”.

Luego, volvieron más actualizaciones de DIARIO DE A BORDO, nuevos intentos de buscar editorial… Encontré una, recién creada y que buscaba autores… Me hizo un contrato, pero transcurridos dos años no la había publicado; seguí esperando, no obstante, confiando que los problemas con una distribuidora que les dejó tirados se solventaran y la novela pudiera publicarse. Mas la espera resultó inútil. La editorial cayó en quiebra. Tras nuevos vaivenes, presenté la obra a otro premio literario que resultó fallido. No me extrañó no haber ganado, eso es una lotería, pero sí que no se hubieran interesado por la novela que yo consideraba mi “Opera Prima”. Aquella decepción, no obstante, me ayudó a entender que la trama debía redondearla más y enfocarla desde un ángulo distinto.

Puse “manos a la obra” de inmediato. Pero…:

¡Se me estropeó el ordenador, una avería importante; perdí muchas cosas y demasiado tiempo! Cuando, por fín, recuperé el ordenata y pude rescatar el documento, lo revisé y actualicé de nuevo.  Entonces lo envié a varias editoriales… Durante meses me topé con TODO lo imaginable y más…: Auténticas mafias que viven a costa de los sueños de los demás y de la vulnerabilidad de cualquier ser creativo que depende de la decisión de terceras personas. Descubrí que existen editoriales que se anuncian como tradicionales pero que, en realidad, van pidiendo dinero y actúan como una de copago o directamente de pago por parte del autor, de forma encubierta muchas veces; son empresas interesadas exclusivamente en hacer negocio, aunque sea de manera fraudulenta, y lo que menos les importa es lo que publican; tanto da que sea basura porque ellas se van cubriendo las espaldas y su trabajo consiste en captar a incautos dispuestos a ir pagando.

Entre esa maraña de editoriales había contactado con Ed. Amarante. Parecía una editorial pequeña pero tradicional (nada de copago) y el trato me pareció muy amigable. Les interesó la novela,  me hicieron un contrato… y quedamos que les enviaría el libro en formato Word puesto que el enviado para lectura estaba en PDF.

Y eso hice. Pero… El documento Word que había pasado de ordenador en ordenador, fue modificado y vuelto a modificar en diferentes editores de texto…, había acumulado tanta basura informática que no pasaba por el programa de edición que utiliza la editorial. A simple vista, incluso al imprimir, el archivo parecía estar bien, pero al pasarlo por aquel programa el texto resultaba prácticamente ilegible… Solo tenía dos opciones, con el contrato ya firmado: Olvidarme de la novela o reescribirla LETRA A LETRA. Nada de “cortar-pegar” porque la basura invisible pero real se habría trasladado al nuevo documento…

Vale, escribí letra a letra más de 500 páginas en Word (aunque una vez editadas son algunas menos). Pero ahí no quedó la cosa…

La editorial tenía prevista una presentación en Barcelona, mas yo no tengo conocidos suficientes dispuestos a acudir al acto. Aquello apuntaba a un fiasco, de modo que quedamos en que me apuntarían para firmar en Sant Jordi y moverían el libro de cara a las Navidades… Se prestaron a enviar ejemplares de lectura a algunas webs que les indicara y dispuestas a reseñarla, y eso hice con dos… Sin embargo, los tiempos no son paralelos en ocasiones, y cuando se depende de terceras personas resultan difíciles de ajustar. Es lógico, cada cual trabaja a su ritmo y eso no lo critico, al contrario, agradezco el interés por leer y reseñar. Pero en función del tiempo transcurrido, que aparezcan fichas y/o comentarios o que no los haya afecta a la comercialización de las obras, no nos engañemos. En este caso, los libros llegaron a los destinatarios a primeros de diciembre, uno no salió reseñado hasta febrero (creo recordar) y el otro sigue sin reseña… Perdida la campaña de Navidad, me temo que poco puedo hacer ya. No sé cómo funciona el tema de firmas, y no creo que vaya a haberlas. Tras la muerte súbita de mi esposo el pasado mes de febrero, avisé a la editorial porque no sabía cómo iría todo, ni si podría desplazarme cuando aparte del shock me aguardaba un infierno de papeleo y graves problemas que, a día de hoy, todavía me mantienen en ascuas.

El editor fue muy amable. Me dijo que no preocupara por el libro ni por Sant Jordi. Y eso intenté hacer. En aquel momento, aquel era el menos importante de todos los temas que tenía que resolver.

No he sabido nada más, de modo que tengo claro que no habrá firmas…
En fin, pese a todo, la novela se quedará aquí (aunque sean unos pocos ejemplares, tal vez). Se quedará aquí cuando yo me vaya; y si a alguien le gusta, le reconforta o, simplemente, le distrae, me daré por satisfecha… Sí admito, no obstante, que esa última afirmación la hago con la boca pequeña, lo confieso. Cuando se ha empleado mucho tiempo, esfuerzo, superado decepciones, tropezado con infinitas piedras…, no voy a negar el deseo de que DIARIO DE ABORDO acabe llegando a mucha gente.

Soy consciente de que el trabajo artístico y creativo es así, que uno se emplea a fondo durante meses, años… sin cobrar, sin resultados, solo creando, y que acabado el proyecto depende de muchos factores externos que llegue a buen fin. Pero no me quejo. Las profesiones artísticas son así.

http://www.anikaentrelibros.com/diario-de-a-bordo

https://editorialamarante.es/libros/narrativa/diario-de-abordo

@Pilar López Bernués

firma-correo1

 

Anuncios

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD, Libros, LITERATURA, RELATOS PROPIOS y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL CAMINO DE ESPINAS DE LA CREACIÓN ARTÍSTICA

  1. Leo dijo:

    Bravo Pilar! Tu obra ha pasado por todo, pero la perseverancia tuya dio sus frutos y los lectores que aparezcan estarán agradecidos.
    Sigue adelante, a pesar del dolor y el trance que te tocó atravesar, que la literatura es una bendición.
    Un saludo.

    • plbernues dijo:

      Muchas gracias, Leo. La verdad es que el trabajo creativo es así. Pero lo importante es recorrer el camino levantándose una vez tras otra y hasta el final.
      Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s