VIDA Y MUERTE

Hoy (4-2-2018), y a estas horas, debería estar en un EUROMED rumbo a Valencia, donde mañana (5-2-2018) había previstos algunos libros-fórum. La idea era llegar a la estación, bajar, buscar un taxi y pedirle que me llevara al hotel, lugar en el que al día siguiente me recogería un promotor de Bruño-Anaya e iríamos a algunos colegios…

Pero… ¿Cómo presuponer que un hombre de 60 años, sano, que toda su vida practicó deporte, cayera muerto delante de mí en el momento de regresar a casa con la compra? Y eso sucedió 24 horas antes de irme de viaje. Eso le ocurrió a mi esposo.

Imagino que nunca estamos preparados para despedirnos de nuestros seres queridos, más aún si no intermedia una enfermedad que nos vaya alertando… Ayer (3-2-2018) mi marido, mi amor desde que los dos teníamos 14 años, se desplomó delante mío al llegar a casa y yo todavía no he sido capaz de asimilar lo ocurrido. Dejó dos bolsas en el suelo, trastabilló, se intentó coger de la barandilla y cayó redondo en el suelo, con un “pummm” que me heló la sangre porque ese sonido provino de su cabeza al rozar el pavimento.

Eso es lo que hay: Una vida injusta que nos depara sorpresas que apenas logramos entender y que, en cualquier caso, nos dejan indefensos y a merced de esos “buitres” que lejos de sentir una mínima empatía compiten entre ellos para ver quien gana.

He de ser honesta y mencionar la profesionalidad de los equipos de emergencias, que hasta habilitaron un helicóptero que quedó aparacado a la entrada de la urbanización. Y también doy las gracias a los Mossos (aunque a mí los uniformes me producen alergia) por el carño y empatía que mostrtron conmigo.

@Pilar López Bernués

Anuncios

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VIDA Y MUERTE

  1. Carlos (de Zaragoza) dijo:

    Mis condolencias…

    Mi madre murió también de repente, en mayo. Lo peor en estos casos es que no te puedes despedir (o al menos así lo sentí yo). Y lo bueno, dentro de lo que cabe, es que no ha sufrido.

    Un abrazo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s