SI ME QUEDABA ALGUNA DUDA SOBRE EL INGOBIERNO DEL PP, YA NO.

Tras la cadena de despropósitos que durante la última semana vamos viendo con respecto al primer contagio de ébola fuera de África (¡Ohé, somos los primeros en algo!) ya no tengo dudas:

-Cualquier profesional que hubiera cometido TANTÍSIMOS errores en su gestión, ya estaría en la calle, expedientado y sin derecho a paro… (PP en pleno con Ana Mato a la cabeza, ¿a qué esperamos para darles el pasaporte?).

-Cualquier profesional (como el Consejero de Sanidad de la C.A. de Madrid) que no sólo hubiera demostrado desconocerlo TODO sobre el ébola y los protocolos a seguir (o si se siguieron) sino que se hubiera mostrado con suficiencia, prepotencia y despotismo, acusando al último de la fila (y sin pruebas) sería cesado de inmediato y expedientado.

-Nadie preguntó a los que saben del tema si era coherente traer a España a dos personas infectadas, especialmente porque no hay cura y el Hospital Carlos III estaba desmantelado (gracias a los recortes made in PP).

-Nadie escuchó a los científicos que afirmaban que no tenía sentido matar a Excalibur (el perro de Javier y Teresa) porque ese virus no se transmite de personas a perros. Pero, en todo caso, someterlo a cuarentena hubiera sido lo más humano pero también lo más positivo: habría permitido investigar su evolución… ¿Investigar en Espanistán cuando todos los científicos están en paro o en el extranjero?

-En esta España-de-pandereta estamos viendo cómo se ha jugado con la vida de médicos y enfermeras, poniéndoles sobre la mesa un caso de ébola pero sin trajes adecuados, protocolo adecuado y total desinformación.

-¿Qué protocolos se siguieron cuando la propia enferma tenía que tomarse la temperatura o se le permitió coger vacaciones tras la muerte del último infectado? ¿Qué protocolos se siguieron cuando (sabiendo ya que Teresa podía estar infectada) se utilizó esa misma ambulancia para otros traslados? Ahí se puso en riesgo la vida de los enfermeros, el conductor y los pacientes… ¡Qué más da!

-Decía el Consejero de Sanidad de la C.A. de Madrid que no hace falta un Máster para ponerse un traje y que si al Dr. Parra le iba corto es porque él es muy alto… Propongo a ese “señor” que pruebe él a colocárselo… Quizá dé la talla en altura, pero en anchura seguro que lo revienta. ¿Y qué pasa entonces? ¿Eso es seguridad o cachondeo?

-Tras conocerse ese primer caso de infección, la enferma y el médico que la trataba se enteraron por la prensa que estaba infectada… ¡Manda narices!

-Los vecinos de Teresa y Javier se han pasado varios días sin INFORMACIÓN, sin que nadie les dijera cómo actuar.

-Los profesionales de los Hospitales, está claro que no están formados en temas como el que nos ocupa, carecen de suficiente información y, sobre todo,  medios.

Y podría seguir, pero no vale la pena. El desaguisado está a la vista.

Lo que sí está claro es lo POCO o NADA que importamos las personas a este gobierno CORRUPTO. No sólo ha salido a la luz pública que aquí no existía protocolo alguno, poniendo con ello en riesgo la vida de profesionales y pacientes, sino que los “mandamases” siguen en el “No sé” “No me acuerdo” “En Europa nos alaban por la gestión”…. Por cierto, Ana Mato estuvo desaparecida (supuestamente en la playa… Imagino que no deseaba perder su bronceado veraniego antes de enfrentarse a las cámaras)

Pero lo peor: Criminalizan a una persona que se debate entre la vida y la muerte. No se ha podido confirmar cómo se contagió Teresa porque no había cámaras y parece (seguro) que nadie la supervisó, como manda ese protocolo que nadie siguió… ¡HAY QUE SER INDECENTE!

Hay que ser INDECENTE para lavarse las manos y tratar de echar todas las culpas a una auxiliar de enfermería que estaba haciendo su trabajo, y que si se contagió fue porque ALGO FALLÓ EN SU PUESTO DE TRTABAJO. ¿O ahora nos dirán que ella solita decidió saltarse las reglas, infectarse y suicidarse? ¡INDECENTES!

Espero y deseo que Teresa Romero se recupere, que su marido no esté infectado y que en algún momento puedan retomar su vida; pero esa vida nunca será igual… “Alguien” sin consultar a los profesionales, decidió matar a su perro. Y no me cabe la más mínima duda de que para esa pareja Excálibur era su familia (máxime al no tener hijos) Esto último muchos no lo entenderán, sólo los que amamos a los animales… Pero hace falta una sensibilidad especial para entenderlo, y eso es difícil en esta España de pandereta y Olé, en la que la tortura de seres vivos se subvenciona y hasta se convierte en “Fiesta Nacional”.

Por supuesto, es difícil que los que disfrutan torturando animales sientan la mínima empatía por las personas… No olvidemos cómo les molestan a los peperos los escraches pero lo mucho que se ríen ante los desahucios, el hambre infantil, el paro y la miseria… Con semejantes sinvergüenzas, lo tenemos claro.

@Pilar López Bernués

 

 

Anuncios

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD, PENSAMIENTOS, POLÍTICA, RELATOS PROPIOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s