HOY ES EL 39 ANIVERSARIO DE UN CRÍMEN: SALVADOR PUIG ANTICH

En la época de la Dictadura, poco le temblaba la mano al asesino-dictador, apellidado Franco, en el momento de firmar sentencias de muerte (ni a él ni a su gobierno).

SALVADOR PUIG ANTICH Salvador Puig Antich (30-05-1948 / 2-03-1974)

Muchos fueron ejecutados durante la Dictadura tras un juicio sumarísimo o consejo de guerra. Entre ellos, hoy voy a mencionar a dos, asesinados el mismo día. Uno fue el joven de 25 años Salvador Puig Antich, un anarquista-catalanista que supuestamente (nunca se confirmó) mató al subinspector de la Brigada Político Social Francisco Arguan Barragán durante un tiroteo que se produjo mientras intentaban detenerle; otro fue un “pobre hombre”, un alemán que vio cómo los nazis mataban a toda su familia y que desarrolló una psicopatía hacia cualquier sujeto vestido de uniforme y, parece, mató a un policía; se llamaba George Michael Welzel (alias Heinz Ches) y su ajusticiamiento el mismo día, y por el mismo método (garrote vil) se vio desde todas las perspectivas y muchos países como una muerte destinada a justificar otra: la de Puig Antich.

No voy a cuestionar si los asesinados habían cometido los delitos que se utilizaron para ajusticiarlos, cosa que nunca se aclaró. Pero sí me pregunto qué persona (me niego a llamarla “ser humano”) puede firmar una sentencia de muerte sin que le tiemble la mano, la primera contra un joven de 25 años y la segunda contra un enfermo, y máxime cuando el que tenía la última palabra ya estaba con un pié en la tumba.

En aquellos días, yo tenía 16 años y trabajaba como ayudante en un laboratorio de la Farmacología, ubicado en el Hospital de Sant Pau de Barcelona y dependiente de la Facultad de Medicina. Allí, en el laboratorio, algunos médicos elaboraban sus tesis doctorales y mi cometido era ayudarles: análisis clínicos, cromatografía de gases, espectometría, recopilación de resultados…

Para los que no conozcan el Hospital de Sant Pau (de Gaudí) diré que la parte visible está formada por un espacio con pabellones, separados por jardines y zonas peatonales, mientras que el grueso del recinto reside en el subsuelo. En un rincón de la zona exterior, en un edificio moderno y discordante con el resto, estaba mi puesto de trabajo, ese laboratorio de Farmacología, otro de Microbiología y dos más, que ahora no recuerdo exactamente qué especialidades tenían. Y desde allí era visible el pabellón de Gaudí destinado a Facultad de Medicina… En aquella época, ver correr a los estudiantes delante de los grises, que irrumpían en el Hospital cuando les rotaba, era “el pan nuestro de cada día”. El 2 de marzo de 1974, sin embargo, una inmensa pancarta de protesta apareció en el edificio de la Facultad y se lió una buena… Lamentablemente, yo no estaba allí, con los estudiantes, sino en mi puesto de trabajo, viendo impotente desde la ventana las cargas policiales contra médicos, internos y estudiantes que se manifestaban por el asesinato de un joven de 25 años y un enfermo mental.

La pena de muerte me parece monstruosa, y dudo que algún ser humano tenga suficiente autoridad para juzgar a otro. Pero me pregunto (como decía) qué clase de escoria, máxime con un pie en la tumba, puede firmarla… Más aún cuando se alzaron voces desde infinidad de ámbitos, montones de países expresaron sus protestas e incluso el Vaticano pidió clemencia. Era tan “religioso” el dictador (él y sus secuaces) que se puso del lado de la Iglesia cuando le convino viajar bajo palio, la llenó de privilegios para contar con su bendición pero la desoyó convenientemente cuando estaba en cuestión el quinto mandamiento: No matarás.

Hoy, especialmente, quiero enviar toda mi simpatía a los miles de personas que lucharon (y luchan) por un mundo mejor, por la libertad y los derechos de las personas, aquí y en todos los países…

Pero hoy miro especialmente a esos miles o cientos de miles de soñadores que dedicaron sus esfuerzos para derrocar la Dictadura que se impuso en España, por recuperar lo que se robó con las armas y aspiraron a un mundo mejor para todos, más justo y libre… Lamentablemente, muchos, muchísimos, fueron perseguidos, aporreados y encarcelados, otros pagaron con su vida… No fue Salvador el único joven asesinado por el Dictador, también tres “niños” de 17 años murieron en Euskadi durante una manifestación. La canción de Lluis Llach “Campanades a Morts” fue compuesta por el autor aquella noche, cuando la rabia y el insomnio le impidieron dormir, cuando esas tres víctimas inocentes no logró apartarlas de su mente y se refugió en la música, componiendo una pieza desgarradora, triste pero infinitamente bella… Por desgracia, eso son solo muestras, muestras de lo que un régimen totalitario e infrahumano es capaz de hacer.

Tanto dolor y sufrimiento nos llevó a una Pseudo-Democracia… ¿Y ahora? Pues ahora el partido que ha logrado la mayoría absoluta mintiendo, y que está llevando al país a la miseria absoluta, ha conseguido que muchos españoles dudemos de los Partidos Políticos, que los relacionemos con la corrupción y el abuso de poder, que estemos desencantados… Esos fascistas de última hornada (los PPs) han puesto en juego con su ineptitud y amor al dinero (el propio) la Democracia, aunque sea una Democracia ligth o una Dictadura disfrazada.

Espero que tanto dolor y tantas muertes inútiles no caigan en saco roto.

@Pilar López Bernués

Anuncios

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HOY ES EL 39 ANIVERSARIO DE UN CRÍMEN: SALVADOR PUIG ANTICH

  1. maribel martinez dijo:

    Hola Pilar, ya es tarde. Slo decirte q St Pau es de Domenech Muntaner, por si lo quieres corregir. Por lo dems, comparto taaantas cosas contigo

    Un abrazo y buenas noches.

  2. plbernues dijo:

    Gracias, Maribel. He estado una semana de viaje y acabo de ver el comentario… Da igual si St. Pau es de Domenech Muntaner, creo que lo importante es el contenido más que los detalles. En cualquier caso, te agradezco mucho la corrección y tus palabras.
    Un cordial saludo.
    Pilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s