HISTORIA DE TRES “ESTRELLAS”

HISTORIA DE TRES “ESTRELLAS”
El profesor “A”, al que resguardaremos en el anonimato, tenía 80 años. Acababa de subir al Boeing que le llevaría más allá del Atlántico y, mientras las azafatas ayudaban al pasaje a acomodarse y el avión se preparaba para las maniobras de despegue, el profesor “A” meditaba con los ojos entornados y la espalda recostada en el asiento. Era viejo y se sentía cansado; su avanzada edad era lo que le había permitido viajar en primera clase, ya que los bolsillos los tenía vacíos; de hecho pudo permitirse el viaje gracias a su hijo mayor, que corrió con los gastos, hizo la reserva y se preocupó de todos los pormenores, incluyendo una plaza cómoda. En aquel instante, relajado, recordó con todo lujo de detalles su vida pasada: Había nacido en una familia de posición media. Desde muy joven sintió el deseo de hacerse científico, de investigar y de contribuir con su “granito de arena” al desarrollo y bienestar de la humanidad… Seres como Edison, Curie o Einstein fueron sus ídolos de juventud y espejos en los que se miró muchas veces. Durante años trabajó para costearse sus estudios y, finalizados éstos, siguió trabajando para pagarse una investigación en la que creía y que, por discrepar de los canones establecidos en Universidades de todo el mundo, tuvo que financiarse con su propio esfuerzo. El profesor “A” trabajó día y noche en su proyecto y ello le llevó primero a la ruina y luego a su ruptura matrimonial. Sí… Berta jamás entendió que la investigación fuera tan importante; pero él sabía que estaba cerca, que lo iba a conseguir, que la fórmula que curaría aquella enfermedad terrible era solo cuestión de tiempo… Recostado en su asiento, el profesor “A” pensó en sus hijos, a los que apenas dedicó atención, y que se hicieron hombres creyendo que tenían un padre excéntrico y egoísta ¿Cómo iban a entender unos niños que “salvar a la humanidad” era importante y que dedicar horas y días para lograrlo lo era también? ¡Era una pena! Solo le quedaba una oportunidad para no sentirse tan mal consigo mismo por la poca atención que prestó a los suyos – siguió pensando el profersor – y era dedicarse un poco a los nietos ahora que la fórmula estaba ya en el maletín… Sí, a sus 80 años había pasado por todo tipo de vicisitudes para conseguir ese descubrimiento del que se beneficiarían los seres humanos. Sabía que había sido injusto con la familia, a la que adoraba, pero a la que no dedicó demasiada atención aunque la causa fuera buena… ¿Fue egoísmo en realidad? No estaba seguro… Recordó también las burlas de colegas suyos, la incomprensión, los números rojos en el Banco… ¡Qué se iba a hacer!
De pronto, el profesor “A” se sobresaltó al oír un tumulto en el exterior del Boeing, muy cercano todavía a la terraza del aeropuerto, que era un sitio público: Miles de jóvenes aullaban el nombre de un ídolo, al que llamaremos “B” y que al parecer era un cantante famoso. Un cordón de seguridad intentaba contener a sus fans, que gritaban sandeces tales como: “Queremos un hijo tuyo”. Cuando “B” consiguió subir al avión, rodeado de guardaespaldas, lanzó una sonrisa burlona y despreciativa a la masa que estaba allí, en la terraza de la terminal, y que producía más alboroto que una invasión de langostas. Uno de los que le acompañaban, quizá su representante, dijo algo así como: “En la portada del próximo disco aparecerás con unos vaqueros marca (). He firmado por mil millones, tío.” Las últimas palabras hicieron que el profesor “A” levantara la vista. A sus ojos apareció un joven de unos 20 años, con melena, tejanos y una camiseta raída pero de marca “x”… Cantar, solo cantar más o menos bien ¿podía ser tan importante?.
El profesor dejó de pensar en “B” y sí lo hizo con tristeza en sus fans ¿Qué mérito tenía aquel muchacho para enloquecer a la multitud, para que lo endiosaran? A buen seguro nada sabían de él, de su forma de ser, su punto de vista, sus ideas políticas o filosóficas, si las tenía. Solo sabían que cantaba, les gustaban sus canciones y ello les hacía enloquecer… ¿No estaría la sociedad enferma? ¿Era lógica semejante actitud?
El Boeing inició las maniobras de despegue y se dispuso a viajar más allá del Atlántico, aunque en unas horas debería hacer escala.
El profesor “A” aceptó el zumo de frutas que le ofreció la azafata y volvió a sumirse en sus pensamientos. Estaba satisfecho porque en el maletín llevaba la “fórmula”. Casi al final de su vida había dado con ella y le enorgullecía pensar en todas las vidas que iba a salvar. Quizá consiguiera, cuando firmara el contrato con aquel laboratorio, pagarle al casero los meses de alquiler que le debía porque se había negado en rotundo a confesar a su hijo mayor su apurada situación… Tal vez hasta podría comprarse un equipo de discos compactos para escuchar sus piezas clásicas, que tenían la virtud de serenarle e inspirarle – pensó.
Cuando el avión tomó tierra en la primera escala, el profesor “A” abandonó el aparato con el resto del pasaje. Entre dos azafatas le ayudaron a caminar hasta la terminal por el interior del brazo mecánico… En cuanto llegó a la sala de espera vio de nuevo una multitud histérica más allá de los cristales. Aclamaban a “B”, llevaban pancartas con su foto y enloquecían tratando de ver a su ídolo, ya no digamos tocar algo de él. El profesor se dirigió a la cafetería y esperó allí la hora y media que tardaría el avión en despegar de nuevo.
El alboroto en el aeropuerto era inmenso, pero se duplicó cuando apareció el jugador de fútbol “C” que, por lo visto, era un delantero impresionante y líder de su equipo y la selección nacional. Todo parecía indicar que también viajaría en el Boeing hasta la otra punta del Atlántico… Una nueva multitud histérica se dedicó a aclamar a “C”, a pedirle autógrafos, alargar los brazos en un intento desesperado de llegar a él. El profesor sonrió con tristeza y abrazó su maletín.
Un colega suyo estaba al corriente de su descubrimiento- pensó “A” con gratitud – De hecho le ayudó a contactar e interesar al laboratorio salvando así sus escasas cualidades para relacionarse con la sociedad… Efectivamente, lejos de su “burbuja científica” el profesor se desenvolvía muy torpemente. Ese mismo compañero había conseguido una recepción para él en aquella Universidad donde daría una conferencia, expondría sus teorías, enseñaría su fórmula final… Por fin, después de tantos años, podría mostrar su hallazgo. El investigador estaba tan contento e ilusionado como un jovencito y también visiblemente nervioso.
Las dos azafatas acomodaron nuevamente al anciano en su asiento del Boeing. Fue el primero en subir a causa de lo avanzado de su edad; tras él lo hicieron “B” y “C” ambos con todo un séquito de representantes y guardaespaldas. Ese grupo de personas y él eran los únicos que ocupaban plaza de primera clase. Cuando estuvieron acomodados corrieron una cortina de separación y se permitió subir al resto del pasaje por una puerta situada en la cola y otras en los laterales, lo hicieron así para evitar las escenas de histerismo.
El avión despegó y el profesor entornó nuevamente los ojos. Esa era la etapa final, quizá también la de su vida, y se sentía satisfecho. El cantante “B” se colocó unos “cascos” en las orejas mientras sus representantes discutían algo sobre contratos millonarios. El jugador de fútbol “C” se dedicó a la película que estaban pasando y solo prestó atención a uno de sus hombres cuando le comentó que pensaba pedir una cláusula de rescisión de contrato de sesenta mil millones. Aquella cifra “rebotó” en la mente del profesor, a la que le faltaban ceros para darle forma.
El avión aterrizó más allá del Atlántico bajo un aguacero. Se agolparon en el aeropuerto multitud de fans de “B” y “C”, que salieron custodiados por fuertes medidas de seguridad. Los gritos, escenas de histeria y aclamaciones masivas se sucedieron entre los partidarios de “B” y “C” como si se tratara de un partido de tenis, y los periodistas y fotógrafos iban como locos dando codazos y abriéndose paso entre la gente.
Cuando las azafatas acompañaron al profesor “A” hasta la zona de recogida de equipajes, el tumulto ya iba disminuyendo porque los fans corrían tras sus “dioses”. Un poco después, el profesor, aferrado a su maletín, caminó tambaleándose hasta la salida. Pensó que tal vez algún colega habría ido a esperarle, o quizá la Universidad habría enviado un coche; tal vez un periodista despistado reparase en él… La terminal de llegada, no obstante, ya estaba completamente desierta.

Pilar López Bernués
_________________

Anuncios

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en RELATOS PROPIOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a HISTORIA DE TRES “ESTRELLAS”

  1. Así es la vida, querida Pilar. Impresionante historia. Tanto que me gustaría que las publicases en un Foro donde habitualmente publico mis poemas.
    No sé si piensas editarlas ni cómo ponerme en contacto contigo para hablarlo. ¿Tienes MSN?
    Si es así te doy el mío y charlamos.
    Besos y enhorabuena por tan magnífica obra.
    Francisco

  2. plbernues dijo:

    Hola, Francisco… Bueno, ese cuento no tiene la mínima calidad literaria. Lo tengo publicado en mi foro literario (http://literatura.superforos.com/) pero puedes publicarlo libremente dónde desees. Lo que cuelgo en el foro lo tengo inscrito en el RPI pero está disponible para todo aquel que lo desee, al que sólo le pido que indique de dónde procede.

    Creía que tenías mi e-mail… (es plbernues@hotmail.com). En cuánto al MSN… ¡No lo uso! No soy capaz de chatear y concentrarme en otras cosas. Me di de alta hace un millón de años pero no he vuelto a entrar, de modo que no se ni usarlo.

    Lo que si me gustaría es acceder a ese foro tuyo que comentas. Como te dejo el e-mail puedes enviarme allí la dirección si prefieres no escribirla aquí.

    Bueno… ¡Pues gracias! Soy consciente de que el relato no tiene calidad literaria (aunque confieso que eso me importa poco porque yo me meto en las historias, más allá de las palabras, que considero un simple instrumento). En cualquier caso, agrqadezco mucho tus palabras y valoro tu opinión.

    Besos.
    Pilar

  3. Te equivocas completamente, querida amiga. Un relato o incluso un poema puede ser bello por su mismo contexto y no necesariamente por sus hermosas imágenes literarias.
    Llevas razón en que no tiene la calidad que los otros dos que has expuesto hoy en cuanto a forma, pero en cuanto a contenido creo que los supera a ambos ampliamente.
    Te escribiré dándote información sobre ese Foro. Prefiero que seas tú, si decides hacerlo, quien los publique y no yo aunque fuera con tu nombre por supuesto.
    Besos.
    Francisco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s