CADA VEZ MÁS EDITORIALES NO CORRIGEN LOS TEXTOS

El título que encabeza este post es cada día más obvio, lamentablemente. Y lo explico con conocimiento de causa, no sólo como escritora sino como colaboradora de la web “Anika entre libros” para la que leo y reseño obras.

En mi caso, una de las novelas publicadas: EN AQUELLA PARED NORTE contiene un error importante, que me daña la vista cuando la releo y que, en su día, se me coló (el término “sobre todo” escrito “sobretodo”).

Día a día, al leer cualquier libro, me encuentro con errores. Algunos son pequeños y ni siquiera los menciono en la reseña, del tipo: “… los la caja …” ahí se aprecia que el autor corrigió una frase y olvidó borrar completamente la anterior. En ocasiones, sin embargo, las faltas ortográficas son de escándalo. He visto la palabra “calló” como pretérito del verbo caer, que sería “cayó”. He leído “habría” referido a abrir una puerta, “haber” en lugar de “a ver”…

Sólo pongo esos ejemplos para no extenderme, pero creo que ya se ve claramente a qué me refiero. Cuando no existían los correctores informáticos imagino que las editoriales pagaban a algún lingüista para que diera un repaso al material. Ahora muchas de ellas echan mano de la herramienta de edición o, simplemente, pasan de hacer ni eso. Y claro, las palabras “calló y cayó” son correctas, como lo son “abría y habría”, de modo que es muy posible que el ordenador no las marque con línea roja y haga que salten las alarmas…

Pienso que justamente las editoriales deberían ser referencias culturales, más allá de simples empresas que se dedican a sacar provecho de su negocio. La verdad es que la imagen profesional queda bastante tocada, en mi opinión.

Decimos que los niños no leen, decimos (con razón) que la mayoría de adolescentes tienen una ortografía penosa (por expresarlo suavemente) Pero me temo que si seguimos así ni siquiera podremos decir a los chicos que leer, entre otras muchas cosas, los ayudará a mejorar esas faltas cuando en muchos libros hay errores imperdonables.

Y lo peor de todo es que yo misma, como lectora, me he dado cuenta de que cada vez aprecio menos esos fallos, especialmente si leo una obra que no acaba de gustarme, es muy larga y la he dejado repetidas veces o, al contrario, resulta trepidante y leo a destajo. Al final, la vista se habitúa en algunos casos y se cuelan fallos importantes.

En definitiva: Resulta patético que los que “supuestamente” comercian con la cultura no se esfuercen un poco más para que su difusión sea correcta y olviden que su imagen pública (y la del autor) quedan tocadas sin género de dudas.

Pilar López Bernués

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD, Informática e Internet, Libros, LITERATURA. Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a CADA VEZ MÁS EDITORIALES NO CORRIGEN LOS TEXTOS

  1. Francisco Escobar Bravo dijo:

    Porque las Editoriales han pasado a ser simplemente imprentas y empresas comerciales.
    ¿Divulgadores literarios? Vamos, ¿de qué? Ni soñando.
    Desde luego que la culpa de las faltas de Ortografía es del escritor, pero teniendo en cuenta que el chaval que maqueta lo mismo cobra 600 euros al mes por su trabajo no se le puede exigir que sea ni un filólogo ni un corrector de estilo.
    Saludos cordiales, amiga mía.
    Francisco

    • plbernues dijo:

      Hola, Francisco.
      Gracias por tu respuesta.
      La verdad es que no pretendo en modo alguno que un chaval que esté maquetando tenga que corregir, pero creo que si las editoriales, como empresas que son, cuidaran un poco más su imagen acabarían beneficiándose a sí mismas, aunque tuvieran que contratar a alguien. Y no hablo de un lingüista, sino de una persona que sepa capaz de distinguir faltas tan graves como las que he descrito (en mi época de estudiante me habrían supuesto un CERO en toda regla).

      La ortografía está de capa caída y con ese tipo de actuaciones lo estará más. Y lo digo yo, que me importa poco el lenguaje como tal porque sólo lo veo como una herramienta capaz de expresar una historia y ponerla a disposición de un lector. Nunca me ha gustado usar, ni tampoco leer, palabras rimbombantes porque lo único que me importa en un libro es su contenido y poder llegar a él sin un diccionario, pero… ¿?
      En fin, es mi opinión.
      Un cordial saludo.

  2. Francisco Escobar Bravo dijo:

    Estimada amiga: Le muestro la web donde mi Editorial me indica el “éxito” de ventas de mi novela. Yo, personalmente, vendí 95 ejemplares sin hacer presentaciones ni festejos en un mes. Dígame usted si es lógico que estos señores no hayan vendido ni uno, ni en formato papel ni en formato digital, con las consultas que dicen haber tienido.

    Ventas On-Line

    Lo siento no se ha vendido nada suyo en este plazo

    Total Vendido: 0,00 Euros Comision= 0,00 Euros Cantidad= 0
    Televentas

    Lo siento no se ha vendido nada suyo en este plazo

    Total Vendido: 0,00 Euros Comision= 0,00 Euros Cantidad= 0

    Sus libros en más detalles:
    Ultima liquidación: 01/01/1900
    Titulo Interesados Total Vendidos Total (Incluidos Anulados)
    Odín, el perro de fuego 663 0
    Formato Identificador Liquidacion
    PAPEL ISBN: 9788499837802

    ——————————————————————————–

    Titulo Interesados Total Descargados en Total
    Odín, el perro de fuego 329 0
    Formato Identificador Liquidacion
    PDF ISBN: 9788499837819

    Y tengo que creerles. Y me tienen atado con un contrato por 4 años.
    ¡Hay que fastidiarse!
    Saludos.
    Francisco

  3. plbernues dijo:

    Muy lamentable, Francisco.
    La verdad es que, personalmente, no creo mucho en las editoriales de co-edición porque está claro que el negocio lo hacen publicando el libro y que se venda o no lo consideran secundario.
    Y, efectivamente, si por tu cuenta y sin presentaciones has vendido 95 ejemplares, está claro que una editorial que, supuestamente, debería tener un departamento de marketing tendría que lograr ese resultado con más facilidad…

    Por si te sirve de consuelo:
    Publiqué una novela de escalada en 2003 (me la compró la editorial, no fue co-edición). El director era montañero, le gustó la obra, me hizo el contrato en una semana, me dijo que todo lo que escribiera sobre alpinismo se lo enviara y bla, bla, bla… La obra la publicó a los dos-tres meses y en el contrato ponía que había presentación a cargo de la editorial. Mientras, hicieron una presentación de otro libro en Barcelona y me invitaron a asistir (todo esto fue a finales del año 2003).

    En la primera liquidación de derechos que me enviaron el resultado fue negativo y lo entendí. Había recibido un anticipo a la firma del contrato que no se había cubierto con las 145 ventas hasta fin de año (que es como suelen calcular la mayoría de editoriales esos derechos).

    Pero al año siguiente no solo la liquidación sino las ventas habían sido negativas, y ahí ya vi algo raro porque yo, por mi cuenta y a través de la editorial, había comprado algunos ejemplares. Me dijeron que si aún así eran negativas era por las devoluciones de librerías.

    No recibí más liquidaciones. Me enteré tras mucho insistir que habían sustituido al director por otra persona, les envié una segunda obra que me la despacharon sin apenas palabras y menos trámite.

    Hace cosa de dos-tres años vi por Internet que la editorial (también es tienda de artículos de montaña) iba regalando mis libros a gente que se suscribía a cuadernos técnicos o que hacía determinadas compras. Llamé de nuevo y ¡por fin! alguien me dio una explicación: Mi libro, publicado a finales de 2003, se había descatalogado en 2004, supuestamente cuando cambiaron de dirección. Tuve que enterarme de esa manera, insistiendo y años después. Ni siquiera tuvieron la decencia de comunicarme nada, ni de dar explicaciones de por qué no hubo presentación pese a estar reflejada en un contrato que aún está vigente. De haberlo sabido, tal vez me habría quedado con algunos ejemplares a precio de saldo para regalárselos a quien me rotara, pero lo que hicieron fue pasarlos a la tienda para ofrecerlos a cambio de determinadas compras.

    Esta profesión es la más ingrata que existe, la que más tiempo requiere… Todo lo que cueste escribir un libro es un tiempo destinado que, muchas veces, es perdido. Incluso la saga adolescente que me publica Bruño tiene once obras escritas pero editadas cinco. Algunas no les gustan y ahí ya he empleado unos meses y un esfuerzo para nada, las que les gustan y siguen en la editorial he de acabar modificándolas y, además, por razones de presupuesto no pueden editar más de una novela al año o cada dos años.

    Mucho ánimo, Francisco.
    Un cordial saludo.

  4. Estimada Pilar: Por lo que leo te has movido mucho más que yo y sin duda escribes mucho mejor, ya que te compran las novelas. Yo es que ni siquiera lo he intentado, incluso ni con mis poemas que realmente forman la mayor parte de mi obra. Soy mucho más poeta que novelista, lo reconozco. Y la Poesía, desgraciadamente, “no vende”.
    Pero seguiré escribiendo, aunque sea para mi propio solaz.
    Te deseo muchas suerte, de verdad.
    Besos.
    Francisco

  5. plbernues dijo:

    Estimado Francisco… Te entiendo perfectamente porque escribo desde los nueve años, no logré publicar hasta pasados los cuarenta y TODA mi vida he estado SOLA en ese tema.

    Y si sigo “palante” (aparte de estar en paro) es porque cuando voy a los coles y hablo con los alumnos que han leído mis libros SIEMPRE les digo que crean en sí mismos y que JAMÁS dejen de perseguir sus sueños (aunque si supieran que sólo tengo publicadas seis obras y escritas unas cuarenta… ¿?)

    Francisco, sí es cierto que la poesía no vende mucho. Y voy a darte mi opinión: A mí, personalmente, la prosa poética me enamora, pero la poesía… ¿? Admito que no soy capaz de componer un poema con cara y ojos y admiro DE VERDAD a los escritores que sois capaces de hacerlo; pero la rima me cansa, me distrae, me cuesta “meterme dentro de la historia” quizá porque, personalmente, me importan poco las palabras y sólo las considero una herramienta para explicar una historia. Y ahí reconozco mi falta de madurez literaria, quizá, y admito, como decía, que leer en verso me cansa, distrae y no me gusta.

    Pero si tu escribes poesía y te gusta ¡adelante! Siempre habrá alguien interesado en lo que haces, aunque sean pocas personas… Una escritora amiga mía (de esas que se pagan la edición, aunque considero que escribe libros importantiísimos) me dijo en una ocasión algo así como: “Los libros, una vez editados, tienen vida propia y llegan adonde tienen que llegar”

    Sigue “palante” Francisco, y mucho ánimo.
    Un cordial saludo.

  6. Sí escribo un poco de Poesía, sí. Más que prosa. Mi obra poética debe superar los doce mil poemas, solamente. 🙂
    Y mis novelas solamente son cinco. Así que puedes ver la diferencia, aunque artículos de Opinión sí tenga escritos bastantes ya que los comencé, como te dije, en la página de Anika hace unos diez años.
    Ahora estoy un poco en el dique seco, pero ya volverá la Musa. Siempre vuelve. 🙂
    Besos.
    Francisco

  7. plbernues dijo:

    Siempre vuelve la musa, Francisco. ¿Sabes unas cosa? Hay ocasiones en que estoy agobiada de trabajo y soy capaz de escribir cinco capítulos seguidos y además coherentes, y hay otras en las que no tengo nada que hacer y… ¡no hago NADA! Los creadores somos un poco así, supongo… (depende de cuándo se enciende la “bombilla”)

    Y también te digo que, aunque yo soy incapaz de leer poesía, OS ADMIRO A LOS POETAS. Jugar con las palabras y las rimas y meterlas dentro de un contexto me parece tan difícil que TE PUEDO ASEGURAR que OS ADMIRO, aunque a mí, personalmente, no me guste leer poesía porque me confunde la rima (como te decía) y me cansa. Y eso es sólo una muestra de mi escaso nivel (lo reconozco), como reconozco en la misma medida que los que sois capaces de jugar con el lenguaje y expresar ideas adaptando palabras a unas premisas merecéis un reconocimiento superior.

    Francisco… ¡Piensa en positivo! Y a las malas…. Bueno, puedes dejar tu aportación publicándola on-line (yo lo he hecho con una novela y hasta he creado un foro) Así no se gana dinero (dímelo a mí que estoy en paro, ahora también mi marido y tenemos una hipoteca) pero… Desde que existe Internet existe la opción de publicar on-line y dejar una huella aquí abajo… Siempre es mejor que no dejar ninguna.

    Un cordial saludo.

  8. Querida amiga, es cierto que escribir rimando y midiendo es difícil hasta que se escriben los mil primeros sonetos. 🙂
    Luego ya, cuando se alcanzan los dos mil quinientos resulta que era más sencillo. :))
    Y con los romances, cuartetas, redondillas y demás estrofas sucede algo parecido, salvo con los ovillejos. Esos son más complicados. Pero las décimas tampoco cuesta apenas hacerlas, es sólo cuestión de oficio.
    Pero ahora es que estoy convaleciente de una operación y se ve que la Musa no quiere verme en este estado.
    Muchos besos, amiga mía.
    Francisco

  9. plbernues dijo:

    Francisco… Deseo de TODO corazón que te recuperes de inmediato de tu operación (eso lo primero) Pero voy a decirte algo: LOS POETAS NO SÓLO SOIS CAPACES DE TRANSMITIR VUESTRAS HISTORIAS SINO QUE POSEÉIS UN DOMINIO DEL LENGUAJE QUE OS PERMITE USAR ESOS TECNICISMOS POÉTICOS, UNA ESTRUCTURA DETERMINADA, EXPRESAR IDEAS ADAPTÁNDOLAS A UNAS NORMAS… Te digo de verdad que la POESÍA es, quizá, la “Obra Prima” de un escritor. Yo soy incapaz de escribirla, ni de leerla (como te decía). Pero ya se sabe que las cosas importantes suelen ser para minorías.

    Cree en ti, Francisco. No permitas que el desánimo se apodere de ti.

    Por cierto: Sé que existe una web (LULU) en la que algunos autores dejan sus libros. Se editan bajo demanda y previo pago. No sé si la conoces o puede interesarte.

    Que te recuperes de inmediato y un cordial abrazo.
    Pilar

  10. Ya me habían informado de la existencia de LULU, querida amiga, pero eso no es para mí.
    No tengo el menor interés en costearme un libro de poemas para presumir de tener “mi libro”. Para eso ya los publico en cinco Foros, actualmente. La Poesía no se vende, se regala. La narrativa es diferente, a mi modesto entender, porque requiere mucho más trabajo como tú misma indicaste en uno de tus comentarios.
    No soy como muchos – sobre todo, muchas – que desean tener sus poemas editados aunque les cueste un ojo de la cara. Mi lema es: Autoestima como poeta, muy alta. ¿Engreimiento de serlo? Ninguno.
    Muchísimas gracias por tus consejos y muchos besos.
    Francisco

  11. plbernues dijo:

    OK, Francisco. La autoestima es algo que yo he defendido siempre. “No somos nada si nos bajamos los pantalones”
    Sigue adelante, por favor. Muchos grandes investigadores vivieron en la miseria, aunque ahora nos beneficiemos de sus inventos. Y al final (creo yo) la VIDA acaba colocando a cada uno en su lugar (aunque no lo vea mientras vive) Pero…

    ¡Va! ¡Palante!

    Recupérate de inmediato y un cordial abrazo.
    Pilar

  12. Muchas gracias, Pilar.
    Abrazos.
    Francisco

  13. autornovel dijo:

    Buenas. Publiqué una novela en régimen de co-edición. La editorial me dijo que la corrección debía hacerla el mismo autor. Repasé mi novela unas tres veces antes de enviarla, y siempre que la repasaba descubría nuevos fallos que corregir. Vi que por mucho que corrigiera, siempre habría fallos que se me pasaran por alto, y que la novela no me quedaría del todo perfecta. La novela se publicó con bastantes fallos que se me pasaron por alto esas tres veces, y siento bastante malestar al pensar que mi novela no ha quedado como debería quedar, es decir, con cero fallos tanto ortográficos como sintácticos. El estilo es algo muy personal del autor, y que no se debe corregir. Me dio bastante rabia, pues soy un autor novel, y quiero saber si para una segunda o tercera edición podría corregirse todos esos fallos, pues no quiero que mi obra quede así para siempre.

  14. plbernues dijo:

    Hola, autornovel… Te digo por experiencia que cada vez que repaso un libro mío ya editado encuentro fallos. No de ortografía, precisamente, porque los ha comprado una editorial, pero sí alguna palabra repetida, algún párrafo que no me gusta… Y otra editorial que también me compró una novela no la corrigió, lo digo porque no es de autoedición y tampoco le dieron un vistazo. He detectado una falta ortográfica y me duele, me molesta…
    Está claro que el autor es el responsable de su texto y el que tiene que echar “la carne en el asador” pero también lo es que una editorial, como empresa y por propia imagen, podría hacer algo más.
    Ignoro como funciona el tema de coedición, pero imagino que si hay nuevas ediciones tendrás la posibilidad de corregir antes de que las impriman.
    En fin, mucho ánimo y mucha suerte en este complicado mundo de los libros.
    Un cordial saludo.
    Pilar

    • Ángela dijo:

      Trabajé durante muchos años en imprentas y se perfectamente cómo funcionan!
      Me encantaría, trabajar con un escritor en la composición, formato y corrección de textos!
      Lamentablemente, e intentado buscar pero no localizo a ninguno que realmente se preocupe de que sus textos, por lo menos… no salgan, no se editen con faltas de ortografía, y pienso que es importante!
      Me encantaría volver a trabajar en ello… ahí lo dejo!
      Un gran saludo y muchas gracias!

  15. Ángela dijo:

    Buenas tardes Pilar!
    Lamentablemente, hoy en día vemos unos textos en prensa y libros, con tal cantidad de faltas ortográficas, que es horrible pensar que hayan estudiado o que no hayan sido capaces los colegios, centros, academias y universidades de poner freno a esto.
    Y hay que decir que las tecnologías de hoy facilitan unas cosas y perjudican otras.
    Soy correctora ortográfica y me duele verlo a diario y en libros que se presupone que son corregidos; por otro lado da vergüenza que las ediciones que editan los ministerios de nuestro país no lo tengan en cuenta, y el de Justicia es ya patético!
    En fin
    Felices fiestas!
    Un saludo

    • plbernues dijo:

      Buenas tardes, Ángela.

      Te agradezco mucho tus comentarios. La verdad es que las faltas ortográficas son (en primer término) responsabilidad de los autores, lo asumo. Pero también es cierto que algunas publicaciones dañan a la vista. En ocasiones se cometen errores porque el corrector (lógicamente) no vistingue entre “a ver” o “haber”, “sobretodo” o “sobre todo”… Por mi parte, ya he aprendido con los años a mirar con lupa y evitar que se me cuelen las menos erratas posibles, pero no voy a negar que yo era de las que pensaban (pardilla de mi) que las editoriales, por imagen, intentan corregir. Lamentablemente, prima la prisa, el dinero fácil… y lo que menos importa es el “cómo” o el “por qué”.
      Espero y deseo que te vaya bien en tu singladura. Lamentablemente, todo lo relacionado con la Cultura se queda cojo en este país.
      Un cordial saludo y Felices Fiestas.
      Pilar

      • Ángela dijo:

        Gracias Pilar!
        Espero y deseo que este tema que es importante se corrija.
        Creo (es mi humilde opinión e idea) que al igual que existe una asociación del teatro, cine etc…, por qué no creaís una para apoyaros y poder defenderos de la injusta situación, de ver y permitir que vuestras obras salgan a la luz sin revisar?
        Como bien dices, el tiempo es el que limita e impide que salgan corregidas; las editoriales normalmente no tienen imprentas, y en las imprentas debe de haber correctores que mediante pruebas que se envía al cliente (editoriales o autor) den el visto bueno a las correcciones y aún así, son varias pruebas hasta sacar la definitiva que son ferros! Aquí ya son pocas o mínimas correcciones.
        Y en respuesta a un comentario tuyo sobre correcciones en segundas o terceras ediciones, poder hacerse se puede hacer! Otra cosa muy distinta es que la editorial quiera pagar esa modificación, pues, hay fotolitos, nuevamente mano de obra (que no es mucha) y sustituir el fotolito anterior por el corregido del pliego o pliegos!
        Eso es todo!
        Espero que sirva este comentario para algo, no obstante, cualquier duda, aquí estoy!
        Un cariñoso saludo

      • plbernues dijo:

        Hola, Ángela.
        La idea que apuntas no la veo muy viable. Es difícil que una asociación de autores se ponga de acuerdo, especialmente porque ahora muchos (yo icluida) nos autoeditamos algunas cosas, pero también porque eso sería trasladar una responsabilidad propia a los editores. Por mi parte, prefiero que no me toquen nada y asumir mis fallos si los hay (y hablo por propia experiencia). Lo que sí tendría más utilidad, en mi opinión, es que cuando leemos un libro con faltas ortográficas lo aireemos. Eso sacaría los colores al autor, pero también al editor que, en definitiva, debería cuidar la imagen del producto que vende. Mas, no nos engañemos: desde que existen las nuevas tecnologías la gramática se ha ido al traste. En mi época no se pasaba un examen con faltas de escándalo, ahora lo inhabitual es leer un párrafo impecable, por pequeño que sea.
        Gracias por la información, Ángela. Poder reeditar algo corrigiéndolo ya veo que es factible. Pero ahí, poco o mucho, se tendría que invertir y no creo que el que tiene la explotación de la obra (la editorial en este caso) esté por la labor a menos, como decía, que sus lectores señalen esos errores y los hagan públicos.
        El mundo de la Cultura está por los suelos, en todos los sentidos; y mucho me temo que el tema difícilmente va a mejorar.
        Gracias por todo, Ángela. Estoy encantada de poder comentar contigo y, por mi parte, te deseo mucha suerte en tu profesión.
        Un abrazo.

      • Ángela dijo:

        Muchas gracias Pilar!

        La verdad es que, por lo menos, lo podemos comentar y reírnos del tema, aunque es lamentable!
        Los libros, ediciones que componía y corregía eran para todos los Ministerios de España, como comenté uno de los peores Ministerio de Justicia, que siguen igual..!
        En fin! No sé si esto cambiará en algún momento, albergo la esperanza de que así sea.

        Gracias!

        Te mando un cariñoso saludo Pilar y que estas fiestas sean maravillosas y llenas de Paz, Amor y SALUD para todos!

      • plbernues dijo:

        Gracias por tus palabras, Ángela.

        Mejor no comento sobre los Ministerios, que la diría muy gorda…

        Espera que, poco a poco, las cosas se vayan resolviendo (o eso o nos vamos directamente al hoyo, en todos los sentidos).

        Mis mejores deseos para estas Fiestas y que 2017 sea mejor.

        Un abrazo.
        Pilar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s