HISTORIA DE UN ABETO “BEBÉ”

 Vista completa en: http://literatura.superforos.com/viewtopic.php?t=8

HISTORIA DE UN ABETO "BEBÉ"

                                Hace algunos meses, en un claro de la montaña, descubrí un abeto "bebé". Sólo levantaba dos palmos del suelo y me fijé en él porque estaba llorando… Os confieso que me sorprendí sobremanera ¡Un árbol con esas lágrimas!

                                Me acerqué a él y tomé entre mis manos una de sus ramas pequeñas y frágiles. Su sólo contacto me inspiro ternura… ¡Se le veía tan infantil y tan deprimido!

                                -Calma, calma, pequeño. Los "chiquitines" han de estar alegres.

                                -Yo, no…

                                -¿Cómo te llamas?

                                -Antes me llamaban "P.A." pero ahora no tengo nombre…

                                -¿P.A.? ¿Y eso qué significa?

                                -"Proyecto de Abeto"- (P.A. siguió llorando mientras mis manos trataban de transmitirle amistad y confortarlo sin estar segura de cómo hacerlo, lo confieso, pero todos los seres vivos son sensibles al afecto).

                                -Vamos, vamos ¡Seguro que no es tan grave! Dime qué te pasa y te sentirás mejor.

                                -¡Bua…! ¡bua…!

                                -Eres original ¿sabes? ¡Nunca había visto llorar a un árbol!

                                -¡Estoy muy "depre"!

                                -¡Caramba! ¡Me asombras!

                                -Es que… ¡Tengo miedo!

                                -¿Por qué? ¡Anda! ¡Cuéntame!

                                -Nací hace un año…

                                -Más o menos te "echaba" esa edad.

                                -¿Sabes qué fue lo primero que vi al salir del piñón? ¡El cielo azul! ¡Me gustó!

                                -¡A mí también me gusta!

                                -Lo raro es que no siempre es azul… ¿Te has fijado que de noche tiene otro color? ¡Y también cuando llueve!

                                -Sí, es cierto.

                                -Nunca habría imaginado que hay cosas allá arriba. Sin estar plantadas en el suelo, quiero decir.

                                -¡Ja, ja, ja…! ¿Algo como la Luna o los pájaros?

                                -¡Claro! A lo mejor es porque soy pequeño, pero no entiendo cómo funciona todo eso. Oye… ¿Tú sabes por qué no se caen las estrellas?

                                -Bueno, un poco…

                                -Arquímedes me lo explicó un día pero no me enteré… La culpa fue de Charlie que no paraba de interrumpirnos, el muy pelmazo.

                                -¡Que mala suerte, P.A.! No es complicado pero, claro… ¡como eres un árbol! Me temo que no sabría explicártelo…

                                -¿Sabes? – interrumpió P.A. – Cuando nací también me gustó el Sol. ¡Daba un calorcillo más agradable! Aunque la verdad es que ahora sólo me apetece un ratito. ¡Es que soy un abeto!

                                -¡Ya entiendo! ¡Prefieres la sombra!

                                -Antes, mis amigos me cuidaban porque yo era el más pequeño. ¡Bua…!¡Bua…!

                                -¿Tus amigos?

                                -Sí. Ahí detrás, a tu lado, vivían Gruñón y Canario. Allá estaba Charlie, junto a la charca, y ahí delante Arquímedes y Galileo…

                                -¡Caramba! ¡Vaya nombrecitos!

                                -Arquímedes y Galileo eran abetos sabios…

                                -¡Ah! ¡De ahí el nombre!

                                -¡Sabían muchas cosas!

                                -¿Qué cosas?

                                -Pues… Estudiaban, por ejemplo, el viento. Sé que les interesaba algo que llamaban par… parti…

                                -¿Partículas?

                                -¡Eso! Decían que el aire está lleno de cosas, aunque no se ven ¿Tú te lo crees?

                                -¡Es cierto, P.A.! El propio aire es una combinación de elementos. No ver algo no significa que no exista.

                                -Entonces… ¿No me puedo fiar de los sentidos?

                                -No del todo, P.A, porque los sentidos nos limitan. Tú, como árbol, tienes algunos, yo tengo otros… Pero ¿cuántos nos faltarían para conocer la REALIDAD de forma  TOTAL?

                                -¡Qué complicado! ¿Por qué algunas cosas las percibo y otras no?.

                                -Por muchos motivos. Como te decía, los sentidos que tenemos nos limitan. Pero, además y por ese motivo, todo depende del color, de la forma, del tamaño, de la combinación química de los elementos…

                                -¿Qué es un "elemento"?

                                -Algo que forma parte de la materia.

                                -¡Buf! ¡No te sigo! Es que aun soy pequeño ¿sabes?

                                -Claro, es normal.

                                -¡Oye! "eso" explica por qué las moscas caen en las telas de araña… ¡No las ven!

                                -Eres buen observador, P.A.

                                -Las arañas no me gustan. Cuando construyen una tela entre las ramas te dejan todo pegajoso. ¡Una vez Charlie tardó tres días en limpiarse las hojas! ¡Se puso de los nervios!

                                -¡Entiendo que sea un engorro! No había pensado en ello.

                                -Pues sí, ¡vaya si lo es! Charlie no habló con nadie hasta que estuvo limpio; casi no comía, estaba depre… Las hormigas son otra cosa. Es divertido mirarlas y ver como corren por sus carreteras, buscan provisiones y se saludan con las antenas. Galileo siempre decía que son inteligentes… Yo, una vez, las vi separar el grano de la paja y ponerlos en agujeros diferentes. Además he descubierto que cuando llueve no se inundan sus casas. Son buenas constructoras ¿verdad?

                                -¡Si que sabes cosas!

                                -Arquímedes y Galileo también conocían las estrellas y me enseñaron a distinguir las constelaciones y los planetas… ¡Ah! ¡Y a saber si haría buen o mal tiempo!

                                -¿Y aprendiste mucho?

                                -¡Pues claro! ¡Ya se adivinar cuando lloverá!

                                -¡Magnífico!

                                -Charlie se reía de nosotros. Era un abeto muy bonito, muy esbelto y un poco "fanfarrón", pero buen tipo, no creas.

                                -¿Y por qué se reía?

                                -Decía que Arquímedes y Galileo me estaban "comiendo el coco" con tanta fórmula y sólo me enseñaban tonterías. Es que para él lo único importante era estar guapo.

                                -¿De veras?

                                -Se pasaba el día limpiándose las hojas. Luego estiraba las ramas y hacía ejercicios para estar duro y en forma, y acababa mirándose durante horas en esa charca de ahí delante; decía que le servía de espejo, aunque yo no se muy bien qué es eso… Pero Charlie era simpático, hablador y divertido. Como los pájaros no anidaban en sus ramas porque era muy joven, disfrutaba mortificando a Gruñón y enseñándole sus hojas limpias y sin plumas.

                                -¡Vaya tipo!

                                -¡Bua… Bua…!

                                -Vamos… ¡Cálmate, P.A.!

                                -¿Sabes? Gruñón, siempre estaba gruñendo. Pero aunque se las daba de "tipo duro" era un "don nadie".

                                -Y ¿de qué gruñía?

                                -¡De todo! Si hablábamos se quejaba del ruido y si estábamos callados nos llamaba aburridos… En Primavera, cuando los pájaros hacían nidos en sus ramas, no paraba de protestar. Decía que los polluelos eran unos tipos mal educados porque chillaban sin parar y todos pedían la comida a un tiempo, y además lo ponían "perdido" con sus plumas y "eso otro" bueno… con su excrementos, quiero decir. Pero… ¿te cuento un secreto?

                                -¡Venga!

                                -Cuando los pájaros pequeños aprendían a volar y se iban, entonces Gruñón se pasaba un montón de días cabizbajo y sin hablar con nadie… Ya te he dicho que en el fondo era un buenazo.

                                -No lo dudo,  pero ¡ya entiendo por qué se llamaba Gruñón!

                                -¿Sabes? El primer día que llovió… ¡tuve un miedo!

                                -¿De la lluvia?

                                -¡Yo no sabía qué era eso! Oí un ruido muy fuerte, vi una luz en el cielo y me noté todo "raro" con algo enganchado encima, luego supe que estaba mojado. ¡Hacía un frío! Gruñón y Canario, que eran los abetos más grandes y más viejos, estiraron sus ramas para protegerme y Charlie me acarició… "Calma, enano – me dijo – ¡El agua es buena y te harás más guapo!".

                                -¡Es curioso! ¡Nunca había pensado que un abeto tendría miedo!

                                -¡Pues claro que sí! Si llueve mucho no puedo correr para cobijarme. Si cae un rayo no puedo esconderme…

                -¡Tienes razón! Estás un poco indefenso ¿eh?
 
Anuncios

Acerca de plbernues

Escritora y conferenciante de libros-forum.
Esta entrada fue publicada en RELATOS PROPIOS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HISTORIA DE UN ABETO “BEBÉ”

  1. Pilar dijo:

    Ahora que se aproxima la Navidad, me ha parecido que es el momento de "colgar" en el blog un pequeño cuento que escribí hace algunos años. El objetivo no es el estilo literario, sólo el mensaje.

  2. Jose dijo:

    Esta primera parte me ha gustado bastante. Me ha evocado un libro, que supongo que has leído y si no ha sido así me permito recomendarte, que se llama "El bosque animado" de Fernández Flores.
    Creo que optas por algo muy arriesgado que es contar una historia con el único soporte del diálogo. Esto es arriesgado porque se puede conseguir ser algo monótono o impacientar al lector si lo que hablan los personajes no estuviera contado con el ritmo adecuado… a mi me gusta del diálogo LA NATURALIDAD Y LA FRESCURA con la que hablan la protagonista y el árbol-bebé.
    Aunque tu objetivo sea expresar una serie de ideas, trasmitir un mensaje, sino hubieras cuidado la forma de dialogar habrías conseguido un texto pesado, que no fluyera con la suficiente fluidez. Pero no es así, el texto entra muy bien, se lee y SE DISFRUTA. Qué lo hayas escrito en una hora, en media o hayas tardado varios días en terminarlo poco importa. Lo que de verdad importa es que disfrutaste mucho haciéndolo y ese placer lo sabes trasmitir y contagiar de una manera que me atrevo a definir como ENCANTADORA.
    Voy por la segunda parte…
     
    Josephb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s